¡Todo se vende! Cartones de vacunación son un producto más en Venezuela

0
478
views
Personal de hospitales “se ven obligados a hacerlo para rendir los salarios”

Una nueva modalidad de “Bachaqueo” ha podido observarse en centros hospitalarios mas allá de la corrupción protagonizada por quienes hacen “desaparecer” los insumos y medicinas en general de los centros de atención médica.

Según informaciones surgidas desde el Ambulatorio Urbano III “Dr. Francisco Gómez Padrón” de Maracaibo, mejor conocido como La Sanidad, algunos empleados del centro de atención, venden los cartones que certifican vacunación contra la fiebre amarilla por un monto que ronda los 700 mil y el millón de bolívares.

El certificado de vacunación es un requisito que deben cubrir quienes se disponen a salir del país por cualquier vía, sin embargo, a quienes llegan al lugar a solicitar la vacuna,  les indican que estas no llegan desde el mes de diciembre y que no saben cuándo llegará, a quienes insisten dejando ver su urgencia por la aplicación de la misma, les indican en voz baja que “aquí se venden los cartones, si tanto lo necesitas”.

Al igual que los alimentos, los insumos y medicinas son presa en la capital zuliana de los depredadores que se dedican al “bachaqueo” de lo que sea aprovechando su cercanía a la frontera, es así que algunos empleados de centros hospitalarios se aprovechan de la necesidad y desesperación de los ciudadanos que, para emigrar, necesitan de ciertos requisitos que son otorgados por las instituciones del Estado. Así como los “gestores internos” para agilizar trámites de pasaportes, antecedentes penales, entre otros, ahora los centros de salud del Estado también cuentan con personal que negocia con los certificados de vacunación.

Los centros de salud privados también proveen la inmunización contra esta enfermedad infecciosa, pero solo instituciones médicas adscritas al Ministerio de Salud, como los Centros de Diagnóstico Integral (CDI), ambulatorios o jornadas especiales, tienen la potestad de otorgar las tarjetas de vacunación. Para resguardarse, quienes venden los cartones, colocan la “vacunación” con fecha de diciembre para que coincida con la última fecha cuando fueron suministradas las dotaciones del suero antiamarílico.

Cuando se logra realizar el acuerdo de la venta del cartón,“Te pones de acuerdo con la persona, le transfieres, le das tus datos y vienes aquí solo a retirarlo” señaló la fuente anónima a quien le solicitaba la información.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí