Sundde obliga a comerciantes a evitar mantener mercancías

0
440
views

El bulevar de Sabana Grande era un lugar conocido por su variedad y cantidad de tiendas de ropa, calzado, juguetes y restaurantes. Hoy, ese largo camino, se ha convertido en un trecho con más de 20 comercios cerrados por tiempo indefinido y otros que apuntan a seguir esta misma dirección por la caída de las ventas, falta de inventario y fiscalizaciones.

Una de las órdenes de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos, luego de las inspecciones de diciembre, a las tiendas de ropa y calzado es no mantener inventarios, que son indispensables para los negocios. “Lo que nos llegó en enero es lo que está en exhibición, no podemos tener nada guardado. Lo que llega se tiene que vender”, dijo una vendedora.

Afirmó que la mercancía que les llega debe estar debidamente identificada con una etiqueta donde se lea el precio y detalles del producto porque las supervisiones de la Sundde son regulares.

La encargada de otra tienda señaló que tras las rebajas impuestas el 2 de diciembre pasado, que los obligó a rebajar 50% el precio de la mercancía, no han recibido más. “No sé si esto tiene que ver con que mucha de la mercancía que se vendió por debajo del precio era a crédito, y ahora no quieren despachar por deudas”, añadió.

“Todo esto nos ha llevado a reducir el personal. Antes contábamos con unas 30 o 40 personas, ahora somos 10 o 20”, expresó una vendedora de otra tienda ubicada en el mismo bulevar. Aseguró que tras las rebajas impuestas hubo grandes pérdidas para el negocio y no se han podido recuperar porque las ventas son bajas. “De cada 10 personas que entran al local solo compra una, y si acaso. La mayoría solo entra, ve los precios y comenta”.

Ante esta situación y la actual crisis económica son varios los locales que han decidido bajar la santamaría o vender a otros el negocio que mantenían desde hace años. “Mi jefe se ha planteado la venta del local varias veces porque considera que ya no es algo rentable. Tras las fiscalizaciones tuvo que regalar, prácticamente, los productos y nadie le va a reponer eso”, afirmó.

“Yo estoy esperando salir de esta mercancía que me queda y pienso cerrar la tienda, ya esto no vale la pena por como está la situación en el país”, dijo el dueño de una tienda en el mismo lugar.

La actividad comercial de este emblemático lugar ha mermado poco a poco. Las coloridas y variadas tiendas que se encontraban han dado paso a locales cerrados, otros con poca mercancía y unas vitrinas que albergan solo una que otra muestra de lo que se puede comprar allí. “Uno antes veía gente con bolsas por todos lados, entrando y saliendo de las tiendas. Ahora eso ha descendido mucho la gente solo ve y muy pocos compran”, manifestó una vendedora.

Reseñó: El Nacional

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí