Sin categoría

Punto de Corte: Destituciones, arrestos y el quiebre de la Corporación Venezolana de Guayana

125views

La desolación de las empresas de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), nos remontan a esos últimos tiempos de los Cien Años de Soledad, donde García Márquez nos vislumbra la certeza del fin de lo que alguna vez floreció. Y es que ya no queda en la zona de las empresas básicas nada de aquel furor, que movía a Guayana, con miles de trabajadores moviéndose a prisa, subiendo a los autobuses, el ruido de las empresas, eso que daba vida y éxtasis a la gran ciudad.

En exclusiva para Punto de CorteÁngel Brito, secretario de finanzas del sindicato de profesionales de Venalum, Noel Hernández ex director laboral de CVG y miembro de SUNEMEP (Sindicato Único Nacional de Empleados Públicos de la CVG) y Aristóteles Maneiro representante de los trabajadores de nómina diaria de CVG. Ellos piden que el presidente de CVG renuncie.

Ayer lunes, 3 de diciembre 2018, fue destituido el presidente de Venalum, mientras que el viernes había sido destituido el de Ferrominera.

El presidente destituido de Ferrominera era Isaías Suárez Chourio, hermano del comandante General del Ejército. El otro presidente es el de Venalum, Juan González, quien tenía 28 años de servicio, “y lo destituyen por no aceptar la venta de aluminio a futuro”. Y ayer mismo nombraron al mayor del Ejército retirado Pedro Rafael Tellechea Ruiz quien fue gerente de la empresa Metanol de Oriente (Metor).

En el caso de CVG Ferrominera, el presidente destituido Isaías Suárez Chourio fue el cerebro de la detención de Rubén González (presidente del Sindicato de Ferrominera) y de los nueve trabajadores enviados para la cárcel de El Dorado. Eso lo hizo Suárez Chourio junto con el general Ochoa de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) en Bolívar.

Actualmente, y una vez que transfirieron las empresas, la CVG tiene 32 empresas, casi todas paralizadas. “Inclusive CVG Minerven, que ya no pertenece a CVG, sino al Banco Central, está generando pérdidas; la única empresa de oro en el mundo que da pérdidas”.

Hoy lo que hay es “amedrentamiento, psicoterror. En CVG Venalum tenemos tres meses en protestas, tanto internas como externas”, revelan.

En su desespero por hacer funcionar a las empresas, viajaron a Caracas y conformaron la Intersectorial de Trabajadores de Venezuela. “Luego vinimos a Puerto Ordaz y creamos la Intersectorial de Trabajadores de Guayana, unificando y aglutinado trabajadores que hacen vida aquí en el estado Bolívar”, es decir, docentes, empleados de la salud, ingenieros, pensionados y jubilados, médicos y por supuesto las empresas básicas.

Pedro Maldonado es el presidente de la CVG, desde hace tres veces, por designación de Tareck El Aissami. “No tiene contacto con los trabajadores”. Maldonado fue presidente de Conatel y director del Banco Central de Venezuela (BCV).

Pedro Maldonado se trajo un grupo del estado Aragua, desde hace tres meses. “Ese grupo, colocado por Tareck El Aissami, lo que vino fue a enriquecerse”, dicen los sindicalistas.

Los trabajadores no tienen un interlocutor que resuelva sus problemas. “Se están recibiendo salarios de hambre que no les alcanza ni para un kilo de queso mensual”.

Lo peor es que los trabajadores no saben qué se les está pagando ni qué se les está descontando. “Se nos voló el HCM, el servicio funerario, la prima de profesionalización y todos los conceptos salariales. Eso sucede en todas las empresas de CVG”.

Eso ocurre desde la entrada en vigencia de la reconversión monetaria, más específicamente desde que el 20 de agosto 2018, Nicolás Maduro anunció la eliminación del bolívar fuerte por el nuevo bolívar, dijeron los dirigentes sindicales, en contraste con que el ministro Eduardo Piñate dijo hoy martes 4 de diciembre, que con la entrada en vigencia de la reconversión monetaria, los acuerdos establecidos en convenciones colectivas, suscritas entre el Gobierno Nacional y organizaciones gremiales, se cumplen a cabalidad.

Ninguna de las empresas en CVG usa el Sistema de Administración de Nómina. “Ahora usan una hojita de Excel, que ellos llaman maqueta, que la envían a CVG, quien a su vez la envía a la Onapre y desde allí se autorizan depósitos que desconocemos qué es”.

 

ASÍ ESTÁN LAS EMPRESAS

En el caso de la Industria Venezolana de Aluminio (Venalum) tiene capacidad instalada para trabajar con 905 celdas. “Este 3 de diciembre apenas habían 78 celdas, es decir aproximadamente 8% de producción”.

Desde hace tres meses no se despacha aluminio, por decisión de los trabajadores, que la dirigencia sindical ha respaldado, “ya que en medida en que no se cumpla con la clase trabajadora tampoco se puede cumplir con la entrega de ese material”.

Venalum tiene problemas con los servicios funerarios, con el HCM, con el transporte para trasladar a los trabajadores, con los implementos de seguridad para el trabajador, problemas de comida porque ya la cesta ticket no se las cancelan. “Nos quieren negar el servicio más sagrado en Navidad, contemplada en estas convenciones colectivas, que es el derecho de los hijos de los trabajadores a recibir sus regalos de fin de año”.

Dicen que el abogado Pedro Maldonado se cree dueño y amo de la producción y comercialización de los que produce la CVG. “Él es que decide a quien le otorga dinero para saldar los compromisos económicos y de los trabajadores”.

“Maldonado llegó con un decreto en la mano, que le trasfiere todos los derechos de comercialización y de las finanzas de la CVG. Lo poco que se produce él lo decide”.

Con información de Punto de Corte