Sin categoría

A tres meses del “plan de recuperación económica” el bolívar vale 29% menos

53views

Diez días después de que el presidente Nicolás Maduro anunciara el aumento salarial a 1.800 bolívares soberanos, es decir, el 29 de agosto de este año, la subasta del Sistema de Divisas de Tipo de Cambio Complementario Flotante de Mercado (Dicom) ubicó el precio del dólar en 60,89 bolívares, y el precio del euro, que ahora es el referente de todas las operaciones gubernamentales, se registró en 71,16 bolívares.

El salario mínimo mensual equivalía, por tanto, a 29,87 dólares (o 25,29 euros) si se tomaba en cuenta la tasa del Dicom.

Este miércoles, exactamente tres meses después, el Banco Central de Venezuela publicó los nuevos resultados de la subasta de Dicom que indicaron una devaluación del bolívar con respecto a las divisas internacionales, ubicándose el dólar en 85,87 bolívares y el euro en BsS 96,84.

La variación del tipo de cambio fue de 41,02%, y la depreciación del bolívar con respecto al dólar fue de 29,09%, es decir, que el salario establecido por Maduro tuvo una caída de casi 30% de su valor en relación con el momento en que fue anunciado el programa de recuperación económica.

La depreciación, teniendo en cuenta el euro, es de 25,89%.

A efectos prácticos, se podría decir que los venezolanos cobraban un salario mínimo en septiembre de 30 dólares mensuales tomando como referencia la tasa Dicom, y al finalizar noviembre, ese salario bajó a 20 dólares.

La devaluación se hace aún mayor si se tiene en cuenta el precio de las divisas en el mercado paralelo.

El problema del salario en Venezuela

Miguel Velarde, economista, explicó a El Nacional Web que los salarios en Venezuela tienen dos vertientes por las que deben ser analizados: La hiperinflación y la pérdida del poder adquisitivo.

“Todo sube aceleradamente y el poder adquisitivo del salario va disminuyendo. Es decir, que el valor real de los bolívares soberanos que reciben los trabajadores venezolanos cada vez es menor”, indicó.

Para el economista el problema, sin embargo, va mucho más allá de la cotización de las tasas oficiales. El difícil acceso a las divisas oficiales hace que los empresarios deban buscar alternativas para mantener las importaciones y el abastecimiento del país.

“Desde hace mucho tiempo hay productos cuyo precio depende de un tipo de cambio no oficial. Mucho más cuando hablamos de productos que no se producen acá. Para importar se necesitan dólares, y para acceder a esos dólares hay que buscar alternativas porque el Dicom tiene un límite”, aseveró.

Velarde detalló que el poder adquisitivo es, por tanto, porcentualmente menor porque la tasa ha crecido en los últimos tres meses.

“Si se asume que el salario se rige por ese tipo de cambio, se ha devaluado. Y la verdad es que es todavía mucho más con respecto al tipo de cambio paralelo. Los productos a los que deben acceder los venezolanos no se rigen por la tasa oficial”.