Porqué la Sundde no puede controlar precios

0
228
views

La Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socio-económicos (Sundde), es una de las múltiples instituciones que se han creado en los últimos años para tratar de controlar los precios de los productos de la economía venezolana, antes de ella se había planteado otros organismo como; el Indepabis y la Sundecoop, pero para todo, estas tenían básicamente las mismas funciones, de hecho la semana pasada la Sundde realizó sus acostumbradas prácticas, es decir llegar a ciertos establecimientos y emitir órdenes para la disminución de precios de los productos.

Antes de la creación de todas estas instituciones ya mencionadas y la inflación en nuestro país no era ni remotamente cercana a la actual, muchos venezolanos se quejaban del comportamiento de los precios y pedían que el gobierno los controlara creando una entidad que fiscalizará a productores y comerciantes, tal como ocurre actualmente,  de hecho desde hace casi 10 años existen estos organismos y los problemas son muchos mayores, pero la gran incógnita que todos los que son ajenos al estudio de la teoría económica tienen es ¿por qué estas instituciones no han logrado los objetivos planteados?

En la literatura económica hay un teorema manejado por pocos economistas, el cual se denomina “El Teorema de la Imposibilidad de Arrow” este explica que cuando existen tres o más alternativas (estas pueden ser en términos de las decisiones de consumo, producción y distribución) para un grupo grandes de personas no es posible determinar un óptimo social, es decir una situación en la cual  cada uno de los participantes del mercado este satisfecho con la relación entre consumo-precio y/o producción-precio es imposible conseguirla, esto en si debido a la gran cantidad de preferenciales y óptimos individuales que existirían, no tan solo en la relaciones de los precios, sino también en las preferencias de los recursos, productos que pueden existir, los cuales adicionalmente no son estáticos, si no dinámicos.

En estos términos, el trabajo que tienen instituciones como la Sundde es imposible de realizar, es darle la tarea de Dios a este organismo y sin sus poderes, es por ello que la política económica para la estabilización de los precios nunca se presenta bajo estos criterios, es decir, por su imposibilidad, sin comentar la magnitud del desgaste de recursos monetarios, humanos y de infraestructura.

Además de lo anterior, debido a que si existen múltiples criterios de preferencias frente a un gran grupo de participantes,  las prácticas de fiscalización de precios terminan provocando distorsiones más complicadas de manejar, como lo son los mercados paralelos, ya que en la realidad el control de precios termina por establecer precios menores a los que los oferentes desean establecer en el mercado, implicando que la oferta disminuya en los mercados formales y aumente en los mercados sombras, estas disminuciones de precios también hacen que la demanda aumente, donde ambos aspectos terminan provocando una escasez relativa de productos, ocasionando a largo plazo un aumento general en los precios relativos de la economía.

Siendo así, termina siendo obvio que las instituciones que buscan controlar, fiscalizar tienen un grave problema para lograr su objetivo, ya que por su propia naturaleza terminan haciendo lo contrario, por otra parte, este tipo de política desincentiva la participación de los productores y comerciantes, así como también al emprendimiento económico, donde adicionalmente debido a los múltiples procedimientos administrativos se ralentiza los procesos económicos donde los participantes en su mayoría se ven con una rotación de inventarios y de capital menor, elementos que incentivan a que ocurran prácticas de corrupción y contrabando entre los funcionarios y los oferentes.

Discutido lo anterior, la política económica en general debe procurar precisamente el incentivo a crear emprendimiento, donde de hecho la sociedad tenga todas las condiciones para lograr su participación en la actividad económica, dichos esfuerzos deben ser con mayor prioridad en actividades productivas, sobre todo en los mercados en donde se evidencia mayor nivel de competitividad, caso contrario en las actividades oligopólicas y monopólicas, allí las regulaciones pueden tener mayor éxito en el corto plazo, incluso las herramientas para estabilizar precios pueden ser aplicaciones de diferente índole, teniendo en claro la heterogeneidad de los mercados, en la literatura se maneja estrategias que van desde; precios máximos;  discriminaciones de precios; hasta estudios de mercados para determinar los casos en los cuales los consumidores son más sensibles o insensibles a los cambios de precios. Es de recordar que aún bajo estas premisas los tomadores de decisiones no deben detener sus estrategias en estos niveles, siempre es necesario que cualquier mercado con características monopólicas se practiquen planes para que no existan barreras de entradas para el emprendimiento, no existe mejor estrategia para garantizar la estabilización de los precios que la mayor participación e innovaciones en las actividades económicas.

Comentarios a @wjts71

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí