La mediación financiera del Banco agrícola de Venezuela (Análisis)

0
1425
views
Zuma Seguros

La principal función de las instituciones financieras es servir de intermediarias entre ahorrantes, personas con exceso de liquidez y escasas oportunidades de inversión, y prestatarios; es decir, personas con necesidades de liquidez y eventualmente mejores oportunidades de inversión.

Los ahorrantes colocan sus recursos líquidos o depósitos en una institución financiera, con la expectativa o motivación de que en el futuro esta les devuelva dichos recursos más los intereses devengados.

Las tasas de interés pasiva constituye para el ahorrante el mejor costo de oportunidad de sus recursos.

La organización a la vez utiliza estos recursos para conceder créditos a distintos prestatarios, con la expectativa de que en el futuro estos le devuelvan los recursos más los intereses correspondientes por el tiempo en que los tomen en calidad de préstamo.

Estos préstamos otorgados por la institución financiera son un activo para esta, y por ellos la institución cobra una tasa de interés activa.Por definición, para que una institución financiera sea rentable y sostenible en el largo plazo, la tasa de interés activa tiene que ser mayor que la tasa de interés pasiva, de tal manera que la institución obtenga un margen financiero (la diferencia entre la tasa de interés activa y pasiva), positivo que le permita primero, cubrir sus costos fijos, y luego, generar utilidades.

Las utilidades pueden ser utilizadas para repartir dividendos y/o reinvertirlas en la institución para financiar el crecimiento de la misma.

Mediante el cumplimiento de esta importante función de intermediación financiera estas instituciones contribuyen al desarrollo económico de los países, al permitir una asignación más eficiente de los recursos, de lugares donde eventualmente se encuentran ociosos a lugares donde tienen un mejor uso productivo.

Mediante esta función ahorrantes, prestatarios y la sociedad en general se ven beneficiados: los ahorrantes al recibir un rendimiento apropiado por sus recursos, y los prestatarios al recibir en calidad de préstamo recursos que les permiten emprender sus actividades productivas que de otra manera se desperdiciarían.

La efectividad de una institución financiera en términos de intermediación financiera se puede medir, entre otros, por medio de los siguientes indicadores: el índice de apalancamiento (pasivos/activos), el índice de depósitos/pasivos, el número de cuentas de depósito, y el número de cuentas de crédito.

Los indicadores de intermediación permiten evaluar el nivel de cumplimiento de la misión principal de los bancos, que es colocar recursos de los agentes económicos excedentarios a los agentes económicos privados deficitarios, para el desarrollo de actividades productivas.

Según la legislación bancaria venezolana la intermediación financiera se mide a través de los siguientes indicadores:

  •  El primer indicador a utilizar es el índice de intermediación estricto, que relaciona las captaciones del público con la cartera de créditos:

Índice de Intermediación = Cartera de Créditos Neta entre Captaciones del Público

  •  El segundo indicador de intermediación es el que se conoce como intermediación ampliada, que incluye el financiamiento al mercado de capitales, a través de las inversiones en títulos valores:

Intermediación ampliada = Cociente Cartera de Créditos Neta + Inversiones en Títulos Valores entre Captaciones del Público

Basado en estas premisas, se ha seleccionado en esta oportunidad, como caso de estudio, el análisis de la Intermediación Financiera del Banco Agrícola de Venezuela, institución financiera que en sus inicios estuvo adscrita al Ministerio del Poder Popular para la Agricultura Productiva y Tierras, sus orígenes se remontan al año 2006 como banco universal, transformándose a banca agrícola en el año 2011, posteriormente en el año 2014 vuelve a constituirse como banca universal. Se ubica en el estrato de banco con capital del estado, según la clasificación definida por la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Sudeban), organismo que regula y supervisa el sistema bancario venezolano.

A continuación se muestra el comportamiento de la Intermediación Financiera en la organización Banco Agrícola de Venezuela durante el período 2013-2017:

                                    Fuente: Sudeban / Equipo Seguros y Banca

En conclusión, la entidad Banco Agrícola de Venezuela ha mostrado un comportamiento satisfactorio conforme a la legislación bancaria en los tres indicadores que miden la intermediación financiera, en especial el relativo al que relaciona la cartera de crédito neta versus las captaciones del público, el cual presentó un aumento significativo en el año 2017 con respecto al año 2016 (+148 puntos), mientras que el índice que mide el financiamiento al mercado de capitales, a través de las inversiones en títulos valores mostró de igual forma un comportamiento positivo en el año 2017 con respecto al año 2016 (+151 puntos), este financiamiento al mercado de capitales se traduce casi en su totalidad al financiamiento del Estado a través de los bonos de deuda emitidos en moneda nacional y extranjera, tanto por la República como por los institutos autónomos, bancos, entes descentralizados y Petróleos de Venezuela S. A. (Pdvsa)

El margen de intermediación es un indicador utilizado frecuentemente para evaluar la eficiencia con que opera el sistema financiero en una economía. Altos márgenes por lo general se asocian con sistemas no competitivos, con una alta concentración de mercado y una regulación represiva.

Para un banco central, la eficiencia del sistema financiero es relevante puesto que repercute sobre la efectividad con que las decisiones de política monetaria se transmiten al resto de la economía

A pesar de que existen factores externos a la economía que afectan la eficiencia del sistema, también existen otros elementos propios de cómo se organiza el sistema financiero que contribuyen a un mayor o menor margen de intermediación. Es posible concluir, por ejemplo, que una menor concentración de las operaciones en pocos bancos facilita la competencia y, por ende, reduce el margen.

El estudio de los márgenes de intermediación en el sistema financiero venezolano es un tema que no está agotado. Es necesario cuantificar el impacto del poder de mercado de los diferentes agentes económicos en el resultado agregado. Además, es necesario conocer, por ejemplo, cuánto del margen se debe a elementos regulatorios (como el encaje mínimo legal), y cuánto a elementos de competencia del sistema financiero.

Alix M Trejo – [email protected]

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí