Este fenómeno global llamado Moda

By:
Posted: Viernes 10 Noviembre, 2017
Category: Especiales
Tags: , , ,
Comments: 0

La moda al igual que cualquier otra industria presenta una cadena productiva determinada por sus procesos de producción, distribución y consumo, sin embargo, a diferencia de las industrias básicas o intermedias presenta un factor particular que la ubica más cercanamente a las industrias culturales; y es que al igual que en los productos artísticos y culturales, la creatividad juega un papel importante en las piezas de diseño, tanto de vestir como de accesorios.


No obstante, esta dualidad entre producción y creatividad no siempre converge de la mejor manera, pues al analizar las formas de cómo se da esta industria globalmente nos percatamos de la existencia de una gran brecha entre países que han desarrollado la industria de la moda desde el punto de vista del diseño y del patronaje en comparación con otros países cuyas economías se basan en la manufactura y la producción masiva de prendas de vestir.

Estas brechas entre producción y diseño, se evidencian también en el consumo de moda, ya que por un lado están los países de menor desarrollo, los cuales concentran su trabajo en la producción de textiles y prendas de vestir de forma masiva, como es el caso de China,  India y otros países asiáticos, africanos, de Europa del Este y de Latinoamérica. Mientras que por otro lado se encuentran los países que presentan mayor desarrollo y que son los encargados de consumir moda, es decir, aquellos que generan grandes importaciones pero sus exportaciones no son significativas, como es el caso de Estados Unidos, Canadá y Japón. (1)

Sin embargo, existe un tercer grupo de países que son aquellos "generadores de moda" tanto por el diseño, como también por la distribución y las procedencias de las marcas, son países que se destacan por sus exportaciones de prendas textiles pero también por sus importaciones, este grupo está conformado por los países de Europa como Italia, Francia, Alemania, Reino Unido y España.

En España, por ejemplo, las empresas están cada vez más centradas en los procesos de diseño, patronaje y corte, mientras que la confección se subcontrata cada vez con mayor frecuencia, de este modo, se generan empresas dedicadas a la elaboración de prendas o accesorios pero que no poseen conocimiento de los oficios que requieren especialización y creatividad. Así surgen empresas como Springfield, Zara o Mango, que poseen el proceso de diseño integrado, mientras surgen otras que se encargan de subcontratar y tercerizar el proceso de diseño.

Estos procesos de diseño a su vez se dan de diversas formas y con diversos actores, ya que en este tipo de empresas no sólo figura el diseñador como creativo sino que están presentes también los diseñadores de conceptos, los cuales no crean productos pero se encargan de idear la imagen que guiará la filosofía de la marca, mientras que el empresario de moda, por otra parte, es quien se encarga de gestionar y dirigir las empresas que producen moda.

En el caso de Venezuela ocurre algo particular, pues hemos sido por muchos años uno de los países latinoamericanos con las mayores cifras de importaciones de moda y textiles, tanto que en el 2008 alcanzamos los $3.870.486.198 (específicamente importación por diseño de $1.698.475.694 y por productos textiles $2.172.010.594) ocupando el tercer lugar con mayor inversión de importaciones, cifra superada por México con 9 mil millones y Brasil con 4 mil millones de dólares. (2)

En el caso de importaciones únicamente por vestuario Venezuela para ese año (2008) ocupó el primer lugar con $371.036.708 una diferencia de más de 100 millones de dólares en relación a Colombia que tenía el segundo lugar. Mientras que las exportaciones ese año sólo fueron de 521.891 dólares destinadas además a otros países latinoamericanos como Ecuador y Panamá.

Estas cifras nos reflejan varias cosas importantes: La primera es la masiva participación de Venezuela en cuanto al consumo de moda, consumo que además está enfocado en productos importados; pero también estos datos evidencian el poco desarrollo de la industria de la moda tanto en diseño como en producción, cosa que resulta bastante particular al notar el evidente interés del país por la moda y al ser consumidor tan significativo de este sector.

Sin embargo, es probable que estas cifras a lo largo de estos años hayan cambiado debido a la carencia de divisas para las importaciones tanto de vestuario como de suministros, lo que ha ocasionado por una parte escasez de recursos pero por otra la necesidad de producir y consumir lo hecho en Venezuela, esto se evidencia en la cantidad de emprendimientos destinados al sector moda actualmente, que abarcan tanto los procesos productivos, el auge de marcas de diseño y de espacios destinados a comercializar productos nacionales, como es el caso de Beco, que ha redefinido su esquema de negocio transformándose en un portal para lo Hecho en Venezuela. Todo esto significa a pesar de la crisis una oportunidad de crecimiento del sector moda en el país, que sin duda aun tiene mucho camino por recorrer.

Melany Centeno Korschunov

@extremodamente

Fuentes consultadas:

(1) MARTÍNEZ, Elsa y Ana Vázquez. 2011.Marketing de la moda. Ediciones Pirámide. Madrid.

(2) RESTREPO, Sebastián y Camilo HERRERA. 2009. Confecciones y textiles: Aún hay destinos inexplorados. Algunas reflexiones de las oportunidades del mercado para sustituir exportaciones de destinos tradicionales a otros focos de la región. INEXMODA. RADDAR

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar
Ocultar