El último Presidente de la Asamblea Nacional

0
142
views

Caracas 17 de diciembre de 2017

Por: Leocenis García.

En una hora compleja, más por conspiración del destino que por suerte, le toca a un partido de la socialdemocracia poner el nuevo jefe de un parlamento que agoniza. Despojado de sus competencias, y disminuido el ruido que sus debates han de producir más allá del hemiciclo, el Congreso es hoy una desmantelada choza, esperando por un candado, para ser –  en reconocimiento tácito de la realidad que ya vive-, cerrado definitivamente.

Los errores son muchos y nadie parece querer pagar unas culpas que están por aguardan ser exculpadas.  Así de tanto en tanto , pasamos de una Asamblea que a todo el mundo amenazaba  con mano dura, diente por diente, decían; hasta llegar a otra que se dejó empujar. El extremo reinó durante dos años.

 Nadie, absolutamente nadie,? podrá negar que se perdió el rumbo, para dar paso, quizás empujados por un Gobierno que irrespetó al pueblo que dicen obedecer, a una situación donde reinaba  la retaliacion, y el odio.

Aquello le allanó el camino al Gobierno para consumar su burla de facto al derecho y la justicia que la humanidad demoró cientos de años en darse; reinó el caos.

Los diputados abandonaron el Congreso, y se fueron a una lucha cuerpo a cuerpo con las bayonetas de un régimen opresor. De aquello, nadie quiere acordarse. Lo estamos pagando muy caro.

El camino ha sido largo. Hay mucha sangre en el pavimento, y -por qué no decirlo- muchos presos gracias a una erradísima concepción de la lucha política que,  nos ha abochornado ante el mundo y exhibido – muy a nuestro pesar – como una nación donde el orden hace mucho tiempo falleció. ?

Una realidad pleonastica, habida cuenta que, todas las grandes transformaciones del mundo se han hecho predicando un nuevo orden; pero orden, nunca el caos, la anarquía, todo lo cual ha hecho   que como dice nuestro himno nacional “el vil egoismo” otra vez triunfe. ? Ahi esta la catástrofe de las elecciones regionales y municipales.
?
Hablo como un ciudadano angustiado, no se esconde detrás de mis palabras intenciones oscuras.  Esa Asamblea hay que rescatarla, y dependerá de su presidente, de su capacidad para negociar que el Gobierno se siente en sus curules, y se le ponga término a una espuria Asamblea Nacional Constituyente, lo que determinará su resurrección o muerte definitiva.

Le toca a UN Nuevo Tiempo, el partido fundado por Manuel Rosales, decidir sobre tal asunto. Si se dejan presionar una vez más, por las redes sociales, que ya nos han metido en varios fracasos, iremos al foso. Nadie se imaginaría a Romulo Betancourd, Adolfo Suárez, o Nelson Mándela, tomando decisiones consultando su iPhone para ver qué decía una cuenta de @Incendiaalpais.

Cuatro nombres se asoman en el horizonte. Una, Delsa Solorzano, que no tiene en su currículum ninguna mancha, para el cargo: mujer honesta y luchadora. Solo tiene en su contra su capacidad para tender puentes con un chavismo que la observa como una de sus más vehementes críticas.

El otro es Henrique Marquez, que por cierto, no sé si fue idea de él o un enemigo dejar correr el rumor que sería el Presidente de la AN; esas novatadas se pagan caras en política. Tiene en su haber la recomposición de las relaciones de UNT con GLOBOVISION, y su paso por la directiva de la AN.

Está quizás el más polémico, porque rehúsa de las cámaras y las declaraciones , una cosa extraña en un político, formado en AD en el arte de la negociación, tiene línea directa con la comunidad internacional, y con un sector del chavismo, le ha tocado negociar las liberaciones de Yon Goicochea, Delson Guarate, y el propio Leopoldo López. Hay otros sectores del chavismos que lo detestan, incluyendo el señor Cabello, una suerte de capitán de los desencuentros. Su nombre: Timoteo Zambrano.

Sobre Timoteo, le escuché un análisis interesante al experto Eugenio Martínez, en el programa de César Miguel Rondon. Palabras más, palabras menos, dijo que, la AN había que destrancarla, quitarle el remoquete del desacato, y para eso debía haber un negociador.

El  cuarto, sería el outsider, pero eso significaría la muerte del Congreso, y ya Manuel Rosales ha pagado caro sus decisiones  por pragmatismo.  Ese tipo que dejaría a todo el mundo contento, sería Luis EMILIO Rondon. Sería una presidencia gris, sin ruidos, y sin confianza. Sería como dejar pasar y ver el río, sin que las piedras se muevan. Ahí, habrá que buscar el candado y clausurar eso.

¿Es hora de deponer los personalismos, e invitar  al pueblo a salir de esto con inteligencia. La violencia nunca es inteligencia, la negociación sí. Será en síntesis la capacidad de unir y no desunir a los venezolanos, lo que apresurará los caminos de todo cuanto va a pasar en Venezuela en los próximos años.

Hoy, el país espera una  conexión con todo lo que  demandan las grandes mayorías. El país ha hablado claro, muy claro, y hay que escucharlo, no me queda duda. ? La política tiene que servir para que la gente coma, y para resolver el problema económico, hay que resolver el problema político. Al final del día, los políticos toman las decisiones  de Estado.

¿Si el país ahora no le interesa  en nada la Asamblea , por  algo será. A juzgar por los hechos , la nación no cree  que hasta hoy la Asamblea sirva para algo. Y debe servir.?

Entre estos está el futuro Presidente de una Asamblea Nacional que no le hará bien a la oposición, sino al país que, parecía haber olvidado que el debate democrático es preferible a las balas que siempre podrán atravesar las cabezas de los disidentes, pero jamás detener sus ideas.

En el movimiento que dirijo , Prociudadanos , tenemos dos diputados, uno está vilmente desincorporado, me refiero a nuestro diputado indígena Römer Guzamana, y el otro es diputado principal, José Aparicio. Sabemos que la negociación llevará a que nuestros indígenas tengan representación, así que nuestro voto es claro, será a favor de quien represente una negociación política que le devuelva sus competencias a la AN

Así que señores de UNT, tienen ustedes el deber de darle un negociador al país. Si lo hicieran que Dios los premie, y sino, se los demande. ?

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí