Economistas: El nuevo cono monetario y el panorama de la dolarización

0
2070
views

 

Ante el anuncio de un nuevo cono monetario y a la vista del fracaso evidente de repotenciar el efectivo circulante en nuestro país, surgen numerosas interrogantes respecto a las posibilidades reales de la efectiva implementación, anunciada por el presidente Nicolás Maduro, de una nueva familia de billetes para el mes de Junio de 2018.

Esta nueva familia monetaria, llevará el significativo nombre de “Soberano” y podría ser un elemento que, de implementarse, ablandara un poco las correas de ese engranaje que pareciera detenerse actualmente estrangulando la economía del ciudadano de a pie.

En 2008, los cambios planteados eliminaban, como ahora, tres ceros al signo monetario, para aquella fecha, se encontraban muy recientes los efectos de una crisis bancaria que, como muchas de las crisis de ese tipo, enriqueció a algunos y arruinó a muchos, sin embargo, nuestra economía no se hallaba tan maltrecha como en los momentos actuales.

Con un discurso de ser “el hijo de Chávez” y de que “poseía un amor infinito por el pueblo”, Nicolás Maduro no solamente ha debido encarar los efectos de una crisis global que se desató en el período 2008-2009 y en la cual quedó “incólume” nuestra economía merced de unos altos precios del petróleo, también ha debido encarar una manifiesta incapacidad de prevenir y organizar el funcionamiento del estado a fin de honrar los compromisos y cuantiosas deudas adquiridas en fase previa y posterior a su mandato con los niveles de ingreso real de las arcas venezolanas.

Han bastado poco más de cuatro años para que, con un gasto disparado por una grotesca cantidad de ministerios y viceministerios (muchos de los cuales hasta sin función conocida), la economía venezolana haya debido enfrentar  la peor crisis de su historia, quedando allí demostrado que no basta invocar un “Venezuela potencia”, se hace necesario reflexionar al momento de administrar las riquezas de un país. En innumerables ocasiones, tanto Maduro como su antecesor, denostaron del “modelo rentista”, sin embargo, en ningún momento llegaron a plantear de qué manera podían mejorar lo existente así como tampoco un plan que desarrollara, a mediano o largo plazo, un modelo económico que pudiese implementarse en el país con posibilidades de éxito.

En cuanto al cambio del cono monetario anunciado, la duda fundamental surge a raíz del contraste en las fechas anunciadas tanto para las elecciones presidenciales (20 de Mayo) como para la entrada a la escena del nuevo Bolívar “Soberano”, ¿Cómo podría llegar esta medida de perder (escenario muy posible) el actual gobierno las elecciones presidenciales? ¿O es que acaso el gobierno ha encontrado la manera de no perder las elecciones?

LA HUIDA HACIA ADELANTE

Según teóricos de la economía “la plena dolarización permite, en principio, evitar crisis cambiarias y de balanza de pagos. Al no haber una moneda propia, no pueden producirse bruscas depreciaciones ni súbitas salidas de capital motivadas por el temor de una devaluación” Berg y Borensztein (2000, p.39). Este podría ser, según algunos economistas, el paliativo que necesite nuestra economía ya que podría presentar ventajas y desmontar un sistema cambiario que, en su momento se constituyó en una especie de “torniquete” pero que era una medida que debía eliminarse una vez superada la emergencia, debía salir del escenario.

            Los elementos positivos que mencionan muchos economistas respecto a la implementación del dólar como moneda:

.- Estabilización y reducción de la inflación a niveles internacionales.

.- Bajas tasas de interés y con ello mayor acceso a los capitales.

.- Eliminación de riesgo de emitir dinero sin respaldo lo que provoca altos índices inflacionarios.

.- Se descarta cualquier influencia política en el manejo monetario y fiscal del país.

.- Credibilidad en el esquema monetario y en consecuencia, atracción de capitales extranjeros.

.- Mayor integración a mercados internacionales especialmente con Estados Unidos.

.- Balanza comercial que refleja la realidad productiva del país al no poder devaluar la moneda y beneficiar a los exportadores con esta medida.

Esta caracterización, por supuesto, se ubica en el plano ideal ya que una crisis no desaparece con tan solo implementar esta medida, sin embargo, si podemos apreciar que la  premisa que distintos organismos señalan como elemento disruptivo del balance económico de un país, está muy presente en el nuestro.

El populismo es, sin duda alguna, un elemento muy peligroso como forma de manejar una economía. En cada acto público, fuera de todo presupuesto o créditos considerados para ser aplicados en nuestra economía, podemos enterarnos, generalmente en cadena nacional, que el señor presidente convoca a muchos de quienes le apoyan, para considerar partidas de cuantiosas sumas para, levantando mucho la voz durante su alocución, expresar “Aprobado”, con lo cual, grandes cantidades de dinero inorgánico pasan a intoxicar la depauperada  economía nacional, y esto, es lo que podría denominarse “saltos hacia adelante”, lamentablemente, se desconoce la calidad del suelo que se encontrará al caer (si es que lo hay).

 

Por: Carlos Carreño

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí