Economista Ronald Balza: “Ya el bolívar no sirve para ahorro, sirve para hacer pagos”

0
577
views

En Táchira la oferta de cocinas y neveras en 300.000 pesos o de automóviles en 1.900 dólares son los avisos que circulan, aunque en diferentes partes del país varios servicios y productos tienen como referencia el dólar, en la entidad andina se emplean con más frecuencia pesos colombianos y billetes estadounidenses.

En las zonas fronterizas es normal que las operaciones se efectúen en diferentes monedas, aunque Venezuela tiene un control cambiario que impone limitaciones. No obstante, la prolongación de las regulaciones generó distorsiones y se convirtió en un incentivo para el contrabando con lo cual artículos elaborados en el país se vendían al otro lado, ahora la oferta de bienes locales es más restringida, y frente a los elevados precios los ciudadanos buscan protección.

La venta de bienes en otras monedas “es un mecanismo que protege de la inflación”, señala el economista Ronald Balza, y añade: “Si estás en la frontera resulta más fácil obtener otras monedas. Ya el bolívar no sirve para ahorro, sirve para hacer pagos”.

Vendedores de equipos del hogar, que pidieron mantener su nombre en reserva, señalaron que la oferta la hacen en pesos o en dólares, porque “así se protege el valor de los productos, la inflación devora en meses el precio de algo que costó años obtener”.

Desde hace meses las inmuebles en la entidad, y como sucede en otras regiones, se venden en dólares, a pesar de que hay un régimen cambiario y una Ley contra los Ilícitos Cambiarios. Pero ya es constante que, más allá de las viviendas, se negocien en divisas automóviles, celulares, computadores, cámaras, artículos del hogar y cauchos.

“Yo estoy vendiendo mi carro porque es muy costoso el mantenimiento, pero si lo vendo en bolívares si acaso podré comprar una moto porque todos los días los precios se multiplican. En cambio, al venderlo en dólares puedo incluso esperar un poco más para comprarme algo que me guste”, dice Alberto Salas, residente de San Cristóbal.

Otros hacen operaciones mixtas. Hay quienes ofrecen el bien una parte en dólares y otra en bolívares, sobre todo quienes están próximos a salir del país. “Yo vendí la casa en 6.000 dólares más 40 millones de bolívares. Eso me sirvió para comprar algunas cosas, dejarle algo a mi abuela e irme con los dólares”, cuenta Andrés Jiménez.

Redacción de: Crónica Uno

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí