Denuncian represión y purgas dentro de las Fuerzas Armadas

0
223
views
Mostrar o tan siquiera sugerir un descontento acerca de las condiciones actuales del país constituye un acto de “Sedición” o “Traición a la patria”

El 24 de mayo funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) se llevaron detenidos en Carrizal a tres primos lejanos de Oswaldo García Palomo, coronel retirado de la GNB. Al día siguiente, en Barquisimeto, desapareció el hermano de la esposa del militar, Sorbay Padilla.

Padilla explicó que el gobierno vincula al coronel, de 54 años de edad, con supuestos actos terroristas, así que han tomado represalias en contra de sus familiares. Afirmó que la situación en realidad ocurre porque su esposo ha expresado su descontento con la Fuerza Armada Nacional.

Según dijo “A mi esposo lo están buscando porque lo culpan de supuestamente estar en actos terroristas. Él es un oficial con excelente trayectoria, tuvo una carrera limpia. No estuvo involucrado en ningún cargo público. Siempre estuvo apegado al derecho“.

Por el momento se presume que se encuentran en la Dgcim de Boleíta Argenis Granadillo (50), Gabriela de Granadillo (49) y Ariana Granadillo (21), primos de García Palomo. Se desconoce el paradero del hermano de Sorbay Padilla, Rogerth Padilla (47).

Sorbay Padilla, que no ha podido hablar con sus familiares, indicó que los primos lejanos se encontraban en su casa de Carrizal porque Ariana, hija Gabriela y Argenis y estudiante de Medicina, estaba haciendo las pasantías en el Hospital Victorino Santaella.

Aseguró Padilla “Ellos son personas de escasos recursos, son del interior. Ese señor (Argenis) es agricultor. Son gente muy humilde”.

Informó que su esposo se encuentra fuera del país. “Pienso que ellos (la Dgcim) fueron a mi casa pensando que él estaba escondido ahí”, dijo, y exigió la liberación de sus familiares, pues no tienen ninguna vinculación con la política.

Indicó que “Mi hermano solo se dedica a trabajar. Es una persona extremadamente tranquila“.

Según presumen, el grupo podría encontrarse recluido en la sede del Dgcim de Boleíta, sin embargo, violando todos los preceptos de sus derechos humanos, los mantienen retenídos sin notificar a sus familiares de su paradero.

Ayer la Asamblea Nacional aprobó un Proyecto de Acuerdo para exigir la liberación de los presos políticos militares y civiles. Franco Casella, diputado por Voluntad Popular, afirmó que desde enero el gobierno ha detenido a 150 efectivos de la Fuerza Armada.

Desde esta realidad puede percibirse como se ha instituido dentro del ámbito castrense una feroz purga y persecución en contra de quien pueda osar disentir con respecto a los designios del actual alto mando militar y gubernamental.

Foto: Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí