Criptomonedas más competitivas en Venezuela

0
878
views
BERLIN, GERMANY - JANUARY 25: In this photo illustration model coins of the cryptocurrencies ethereum, ripple, litecoin and bitcoin lie on a circuit board of a computer on January 25, 2018 in Berlin, Germany. (Photo Illustration by Thomas Trutschel/Photothek via Getty Images)

El Bitcoin fue la primera criptomoneda que empezó a utilizarse en 2009. Y desde entonces han aparecido muchas otras, con diferentes características y protocolos. Ethereum, Litecoin, Ripple, Monero y muchas otras.

Las monedas como el Bitcoin reciben el nombre de criptomonedas o criptodivisas debido a las técnicas de cifrado se utilizan para generar y utilizar estas monedas. A día de hoy existen más de 200 criptomonedas en el mercado. El Bitcoin es el líder en este segmento, pero existen otras alternativas que pueden ofrecer mejores características en diversos ámbitos.

Ethereum, Bitcoin Cash, Dash o Neo son algunas de estas nuevas criptomonedas que poco a poco se van haciendo más conocidas y cuyo uso se empieza a popularizar. También llamados tokens (en general) son la base sobre la que se captan los fondos vía inversión colectiva o crowfunding en los llamados ICO (Initial Coin Offering en inglés) para desarrollar la tecnología de Blockchain con protocolos abiertos al mundo entero sobre la que se basan. Es decir, la start up de turno (normalmente un grupo de desarrolladores) capta fondos de forma pública, para desarrollar su proyecto y a cambio, entrega esos tokens conocidos como criptomonedas que luego, en función del éxito o no del proyecto, valdrán más o menos. Como en todo proceso de innovación, aquella Blockchain que aporte valor será la que triunfará. El proyecto público de Ethereum, por ejemplo, llegó a recaudar en su salida a mercado más de 18,5 millones de dólares.

Las criptomonedas que han ganado popularidad en los últimos años en Venezuela, son monedas virtuales que basan su seguridad en el uso de la criptografía. En la actualidad, la totalidad de las operaciones que se realizan con este tipo de dinero digital se basan en un protocolo denominado “blockchain” o cadena de bloques (en español).

¿Cómo funciona el sistema?

Ese sistema es una especie de libro de contabilidad compartido que se mantiene actualizado gracias a la actividad que realizan los llamados “mineros” a través de computadoras que realizan operaciones complejas y quienes reciben un pago, generalmente en las mismas criptomonedas, por realizar esas transacciones.

¿Cómo fue su origen?

El concepto de las criptomonedas se originó en el 2009 con la creación del Bitcoin (una de las tantas monedas virtuales) por un sujeto que utiliza el seudónimo de Satoshi Nakamoto. Esa persona presentó su proyecto a la comunidad mediante un documento llamado “Bitcoin: un sistema de efectivo electrónico peer to peer “.

El bitcoin fue la primera criptomoneda basada en el blockchain. Entre las monedas más populares que poseen estas características están bitcoin legacy, tradicionalmente conocida como “bitcoin” a secas; ethereum, enfocada a contratos inteligentes; y bitcoin cash, una bifurcación de bitcoin legacy que comenzó a existir el 1 de agosto de este año.

Estas monedas virtuales reciben el valor por su utilidad. En general son monedas fiduciarias, se les evalúa en función a la confianza que las personas que las utilizan depositan en ellas. Tienen la peculiaridad de estar sometidas al libre mercado y son “resistentes” a las leyes de control de precios.

El monedero digital

La posesión de las criptomonedas se adjudica a una firma digital pública, que implica un monedero electrónico en el cual se contiene el valor acumulado de la moneda virtual. Por ejemplo, cualquier poseedor de un bitcoin cuenta también con una clave privada asignada a su monedero digital, que le permite realizar transacciones por internet con esa moneda.

Para uno de los principales miembros de la comunidad Bitcoin Venezuela, el bitcoin es la criptomoneda “más popular”, sin embargo, dijo no estar seguro de que “siga siendo la más usada”.

El Petro, la primera criptomoneda venezolana.

Economistas y personas vinculadas a las criptomonedas se pronuncian en contra del petroDiversos economistas y personas vinculadas al mundo de las monedas virtuales han percibido de forma negativa el anuncio del presidente de la República, Nicolás Maduro, sobre la creación del petro, una criptomoneda que estaría respaldada en las reservas naturales de la nación como el petróleo, el gas, el oro y el diamante.

Los analistas contrastan en que el valor de las criptomonedas, en general, se determina en función de la confianza de las personas que las utilizan y no en bienes físicos, es decir, se trata de una forma de dinero fiduciario en el mundo digital; además, añaden que estas monedas no están reguladas por los gobiernos.

El director de Econométrica, Henkel García, consideró como una contradicción que el Ejecutivo nacional mantenga un esquema de “control cambiario” sobre la economía y anuncie la creación del petro.

Las criptomonedas son impulsadas precisamente para no tener ningún tipo de contacto o no estar bajo la regulación, la supervisión o la aprobación del sistema bancario tradicional o de algún Gobierno”, añadió García durante una entrevista a El Universal.

Sin embargo, mencionó que si el petro llegase a funcionar con las características de las criptomonedas tradicionales que se generan por un proceso de blockchain y sin intervención del Estado, entonces “nacería” una relación petro-bitcoin que, a su vez, permitiría “calcular una relación bolívar-dólar y que tendría indirectamente el reconocimiento del Gobierno venezolano”.

Por su parte, el director de Datanálisis, Luis Vicente León, afirmó que el petro no entra en la definición de criptomoneda porque, a su juicio, estas últimas “están basadas en el internet de valor y respaldadas en la confianza que tienen los tenedores de que servirán como instrumento de intercambio”.

Un asunto de confianza.

A través de su cuenta en la red social Twitter, señaló que para que el petro sea una opción “real”, el Gobierno nacional debe “recuperar” la confianza de los mercados internacionales y locales. “Necesitaría entonces un cambio severo en su modelo económico. Y en ese caso no necesitaría cambiar la moneda”, acotó.

El presidente de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional (AN), diputado José Guerra, aseveró que las reservas petroleras no se pueden utilizar como garantía para el respaldo de la moneda virtual anunciada por el jefe de Estado. “Las reservas petroleras, según la Constitución, no son enajenables”, expresó el también economista durante una entrevista a Unión Radio.

Randy Brito, creador de la página web Bitcoin Venezuela, expresó que las características del petro apuntan más a una especie de “bono del Estado”, debido a que el Gobierno, según dijo, quiere emitir una criptomoneda para vendérsela a personas específicas que se van a convertir en sus acreedores.

Otro integrante de esa comunidad virtual, entrevistado por El Universal, manifestó su escepticismo sobre el anuncio hecho por Maduro, indicó que el hecho de respaldar la moneda virtual en recursos Lo que debe conocer sobre el mercado de las criptomonedas en Venezuela.

Aunque el bitcoin es la moneda más popular en el mercado venezolano, varios países del mundo a través de iniciativas personales o financiadas por grandes empresas han emitido sus propias criptomonedas para ponerlas a cotizar en los mercados internacionales y así convertirse en un medio para superar trabas como regulaciones y controles gubernamentales.

En Venezuela un grupo de emprendedores decidió sacar la primera moneda virtual que lleva por nombre onixcoin, una criptodivisa que ya se cotiza en el mercado a un valor de 0,50 dólares.

Angel Salazar, cofundador de Proyecto Ónix, indicó en una entrevista a El Nacional Web indico que el “Ónix es un proyecto financiero que busca dar herramientas tanto a las empresas como a los venezolanos para facilitar el acceso a divisas y otras transacciones de carácter internacional”, indicó.

A través de este proyecto también se busca impulsar la plataforma blockchain: un mecanismo de seguridad que almacena información en bloques que no se pueden alterar. Hasta el momento, le ha brindado seguridad a criptomonedas como el bitcoin.

En Venezuela no existen leyes que regulen el uso del blockchain o las criptomonedas por lo que las transacciones bajo este concepto no son consideradas ilegales. Ante esta realidad, el cofundador de Ónix indicó que trabajan de la mano con distintas cooperativas y entes gubernamentales para impulsar un marco regulatorio de las operaciones en monedas virtuales y así brindar más confianza a la plataforma.

En conclusión, los bitcoins son una extensión de un problema candente en Venezuela: el del control de cambio.

Desde 2003 Venezuela se ha acogido a una política muy extrema y poco común en nuestros tiempos: el Estado tiene el monopolio de las divisas en el territorio nacional.

Esta política, que parecía muy razonable en 2003-2004 se convirtió en una estrategia a largo plazo, e incluso, en una especie de cultura.

Excepto Argentina, que lo implementó por poco tiempo, ningún otro país de Sudamérica, incluidos nuestros aliados del Alba, la practica.

Dentro de la lógica del control de cambio, el Bitcoin, el Ether y las monedas de los videojuegos son problemáticas o contraproducentes.

Pero en este año han surgido una serie de cambios: por un lado, se ha estado hablando más de unificación cambiaria para combatir el dólar paralelo. Por el otro, con lo que parece ser la llegada de la hiperinflación, es inevitable que la gente busque proteger sus ahorros en mercancías o en divisas, es decir, más gente se sumará a los “mercados paralelos” y no necesariamente todos serán criminales como no lo son todos los bachaqueros.

Y a eso se suma el cambio de actitud del gobierno respecto a la criptomonedas: después de verlas durante algún tiempo como parte de actividades delictivas y violaciones a la ley cambiaria, las sanciones de Trump han obligado a un replanteamiento completo de la cuestión de las divisas, incluidas las criptomonedas.

Tanto que el gobierno de Venezuela es el primero del planeta que se ha planteado emitir su propia criptomoneda (la que, en la práctica, sería algo así como una divisa paralela respaldada por commodities como el oro y el petróleo).

Y ahí es donde, parece, ocurrió un giro de 180 grados.

 

#SegurosyBancaInvestiga

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí