Colombia logra su ingreso a la OCDE en postrimerías de administración Santos

0
809
views
Zuma Seguros

Cubrir los requisitos de la organización no sólo en lo político sino también en lo social y económico permitió su tan deseado ingreso

Colombia ha entrado este viernes en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Después de siete años de intentos y gestiones, el consejo del organismo ha admitido al país por unanimidad como socio número 37. El ingreso, que se formalizará la semana que viene en París, convierte a Colombia en el tercer miembro latinoamericano después de México y Chile. “Entrar a esta organización es un paso importantísimo en el empeño por modernizar nuestro país“, señaló el presidente Juan Manuel Santos. “Esto nos abre unas inmensas oportunidades para seguir avanzando en materia de educación, de salud, de creación de empleo formal, de transparencia y lucha contra la corrupción”. La decisión se produce dos días antes de la celebración de la primera vuelta de las elecciones presidenciales.

Colombia había logrado la aprobación, desde 2013, de 20 comités de la OCDE. Cada examen supuso unas reformas legales. Para acceder a este club, le faltaban tres pasos. Entre ellos el visto bueno de la comisión de Empleo, por el elevado grado de informalidad del mercado laboral, y la de Comercio, la más problemática por las presiones de Estados Unidos, que se resolvió finalmente en las últimas semanas. A eso se sumaban algunas observaciones que, en materia de derechos humanos, formuló Human Rights Watch (HRW) sobre la emergencia alimentaria del pueblo indígena wayúu en la península de La Guajira.

Nos complace dar la bienvenida a Colombia como miembro de la OCDE“, afirmó el secretario general de la organización, el mexicano José Ángel Gurría. “El presidente Santos, cuando asumió el cargo, fijó como prioridad el acceso a nuestra organización y celebramos que el proceso se haya podido finalizar durante su mandato”, agregó. Según el organismo, el país “ha realizado grandes reformas para alinear su legislación, políticas y prácticas con los estándares de la OCDE en cuestiones, entre otras, laborales, del sistema judicial, la gobernanza corporativa de las empresas públicas, la lucha contra el cohecho y el ámbito del comercio, y ha introducido nuevas políticas a nivel nacional sobre productos químicos industriales y gestión de residuos“.

La adhesión de Colombia contribuirá a nuestros esfuerzos por transformar la OCDE en una institución más diversa e inclusiva, lo que garantizará nuestra relevancia en los próximos años. Los desafíos globales a los que nos enfrentamos solo pueden abordarse si las economías emergentes, en desarrollo y avanzadas trabajan de forma conjunta“, prosiguió Gurría, que el 30 de mayo suscribirá junto a Santos el acuerdo de acceso. El mandatario colombiano manifestó que pertenecer a la organización “es como graduarse en la mejor universidad, pero con el compromiso de seguir estudiando y seguir obteniendo las mejores calificaciones por el resto de la vida”. Después, la decisión, que lleva meses generando un debate político sobre la preparación del país andino, deberá ser ratificada por el Congreso.

El objetivo de la OCDE consiste en fomentar políticas públicas que alienten el bienestar económico y social. Este paso no tendrá una repercusión en los ingresos del Estado. La entrada no significa que Colombia vaya a recibir más recursos financieros o créditos, tampoco fondos de inversión. Pero sí tiene un importante valor simbólico, esto es, empezar a formar parte del club de los países ricos.

Llevar desde los parámetros de la organización una estructuración definida para el diseño e implementación de las políticas públicas del Estado se hace necesario en muchas ocasiones a la luz de las realidades que pueden apreciarse cuando las políticas implementadas son abiertamente improvisadas. No se puede luchar contra flagelos tales como la corrupción y la inflación si no se tienen controles que permitan combatir efectivamente el uno y limitar el otro.

Actualmente, Venezuela tiene por declaratoria gubernamental, una corrupción galopante en casi todas sus instituciones y ello pareciera una política de Estado ya que uno de los parámetros de observación directa en el funcionamiento de la administración como lo son las cifras desde el Banco Central de Venezuela (BCV) han sido eliminados, la rendición de cuentas ante el legislativo ya va para una década que no se realiza y de esa manera el Ejecutivo pasa a “despachar y darse el vuelto” en cuanto a la disposición de los recursos del estado. Realmente son dos caminos muy distintos los de estas naciones hermanas.

Foto: Agencias

Fuente: El País

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí