Caraqueños son obligados a cambiar hábitos urbanos por colapso de servicios

0
440
views
Local buses burst with people in downtown Caracas on April 29, 2008 during a power cut. The blackout came at 20h45 GMT leaving half Venezuela without energy, causing heavy traffic jams and leaving many people trapped in trains and the subway. AFP PHOTO/Juan BARRETO (Photo credit should read JUAN BARRETO/AFP/Getty Images)
Zuma Seguros
El deterioro progresivo de los servicios públicos mantiene agobiados a los habitantes

La integrante de la Sociedad Venezolana de Ingeniería de Transporte y Vialidad (Sotravial), Celia Herrera, sostiene que la crisis del transporte es preocupante y no hay voluntad política para buscar soluciones a este problema.

Menciono que las iniciativas que se han intentado para resolver las unidades , han fracasado afectando más a los usuarios, como el caso de las llamadas “perreras” que han proliferado el transporte público. También, recordó que la incorporación de los autobuses Yutong y los del Sitssa, están prácticamente fuera de servicio.

En lo que respecta al servicio de agua, Norberto Bausson, expresidente de operaciones de Hidrocapital, indicó que la falta de líquido se ha agudizado en los últimos seis meses. Toda la ciudad mantiene un déficit de 40% por el deterioro de los SistemasTuy, de plantas de tratamientos y de la red de distribución.

Considera que para resolver esta situación se deben cumplir las normativas de toda empresa de servicio “la escasez de productos también es una mala gestión, acompañada de diferentes irregularidades como falta de información, de ética profesional y centralización del poder”.

Los directivos de la Federación de Trabajadores Eléctricos (Fetraelec), aseguran que los caraqueños no la tienen fácil, sin embargo, aseguran que los residentes del interior del país han hecho cotidiano en ocasiones la caída del servicio por hasta 12 horas.

En este sentido los hábitos de los ciudadanos han cambiado como consecuencia de esta realidad. Cuando llega el agua a sus casas se levantan de madrugada para llenar los recipientes de los que disponen a fin de almacenar el líquido.

También corren a lavar la ropa, los platos o la casa. Si no hay suficientes autobuses. Caminan por la ciudad o piden cola y si se va la luz, aprovechan de adelantar el descanso si están en sus casas.

Foto: Agencias

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí