Así está apalancado el Banco Agrícola de Venezuela

0
271
views
Zuma Seguros

El apalancamiento financiero, o efecto leverage, es la utilización de la deuda para incrementar la rentabilidad de los capitales propios. Es la medida de la relación entre deuda y rentabilidad.

Cuando el costo del financiamiento (tasa de interés) es inferior al rendimiento ofrecido por la inversión resulta conveniente financiarse o apalancarse con recursos ajenos. De esta forma el exceso de rendimiento respecto a la tasa de interés supone una mayor retribución a los fondos propios.

Cuando el apalancamiento financiero toma un valor superior a 1 conviene financiarse mediante deuda, cuando es inferior a la unidad, el endeudamiento reduce la rentabilidad del accionista.

O dicho de otra forma, cuando el rendimiento de la inversión supera el costo financiero conviene financiarse mediante deuda. Cuando el costo financiero supera el rendimiento de la inversión no resulta conveniente la financiación mediante deuda.

Por otra parte, es necesario también entender el término de capitalización, el cual está estrechamente relacionado al análisis del apalancamiento de una organización, el cual se define como el proceso de incremento del peso de los fondos propios (patrimonio de la empresa) respecto del volumen total de financiación (patrimonio neto+ pasivo). Capitalizarse es por tanto reducir el peso de la financiación ajena en pro de la financiación propia.

A mayor capitalización mayor independencia financiera. Y un cierto grado de independencia financiera es bueno, por ejemplo, porque nos permite tomar decisiones a largo plazo.

También, evidentemente, a mayor capitalización menor endeudamiento. Pero ya sabemos que un cierto grado de deuda, si la relación entre rendimiento y tipo de interés nos es favorable, permite incrementar la rentabilidad del accionista. Es el efecto al que denominamos apalancamiento financiero.

Entendemos por apalancamiento financiero el efecto multiplicador del rendimiento sobre  la rentabilidad cuando éste es mayor que el tipo de interés. Consiste por tanto en la utilización de deuda financiera para potenciar la rentabilidad del accionista. Si el coste de la deuda es inferior al rendimiento que reporta la inversión, el endeudamiento resulta aconsejable. En esa situación, tras el pago de los correspondientes intereses, podrá retribuirse al accionista con el importe excedente de la diferencia entre el rendimiento obtenido por la inversión y el coste de esa financiación utilizada.

En esta oportunidad evaluaremos el comportamiento de un índice básico de Apalancamiento en la organización BANCO AGRICOLA DE VENEZUELA para Mayo 2018, considerando   las últimas cifras publicadas por la SUDEBAN.

Fuente: SUDEBAN/ Seguros y Banca.

En el gráfico anterior observamos el resultado del índice de apalancamiento, el cual se ajusta a los lineamientos emanados por la SUDEBAN y se interpreta como el número de unidades monetarias de activos que se han conseguido por cada unidad monetaria de patrimonio. Es decir, determina el grado de apoyo de los recursos internos de la empresa sobre recursos de terceros.

Dicho apoyo es procedente si la rentabilidad del capital invertido es superior al costo de los capitales prestados; en ese caso, la rentabilidad del capital propio queda mejorada por este mecanismo llamado “efecto de palanca”. En términos generales, en una empresa con un fuerte apalancamiento, una pequeña reducción del valor del activo podría absorber casi totalmente el patrimonio; por el contrario, un pequeño aumento podría significar una gran revalorización de ese patrimonio.

Adicionalmente, podemos afirmar entonces, que los indicadores de apalancamiento, endeudamiento o solvencia tienen por objeto medir en qué grado y de qué forma participan los acreedores dentro del financiamiento de la empresa. Se trata de establecer también el riesgo que corren tales acreedores y los dueños de la compañía y la conveniencia o inconveniencia del endeudamiento.

Desde el punto de vista de los administradores de la entidad financiera, el manejo del endeudamiento es todo un arte y su optimización depende, entre otras variables, de la situación financiera de la empresa en particular, de los márgenes de rentabilidad de la misma y del nivel de las tasas de interés vigentes en el mercado, del contexto político y económico del país,  teniendo siempre presente que trabajar con dinero prestado es bueno siempre y cuando se logre una rentabilidad neta superior a los intereses que se debe pagar por ese dinero.

Por su parte los acreedores, para otorgar nuevo financiamiento, generalmente prefieren que la empresa tenga un endeudamiento “bajo”, una buena situación de liquidez y una alta generación de utilidades, factores que disminuyen el riesgo de crédito.

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí