Asegurado un nuevo período el gobierno olvida las promesas hechas

0
59
views
La realización de cambios cosméticos dentro del gabinete no aportan visión y menos aún soluciones a los graves problemas del país

La hiperinflación se arrellana en la cómoda  y ya perforada butaca  de los bolsillos de los venezolanos mientras que el gobierno, asegurado un nuevo período, ha ido dejando a un lado las promesas electorales hechas a fin de tratar de convencer a sus adeptos que, teniendo un nuevo mandato, todo mejoraría porque estaban “dispuestos a solucionar todo este desastre creado por la guerra económica”.

Si algo tiene el populismo es la capacidad de anunciar cosas que aún no hace y que no tienen la menor idea de cómo puedan lograrse o llevarse a cabo, de esa manera, se puede prometer desde “combatir con el alma el flagelo de la corrupción” hasta convertir un país con crisis en todos sus niveles en “un país potencia”; No importa cuál sea la idea, ni lo descabellada que parezca,  lo importante es pronunciarla en cadena y tener asegurado un auditorio que “aplauda como foca” cuanta palabrería hasta inconexa se pronuncie.

Para fecha presente, la especulación galopa, los costos de todos los insumos han arrasado con cualquier ahorro familiar que se pudiera tener y aunque el salario mínimo se mantiene en el mismo nivel al que se llegó al iniciar mayo de este año, cada semana se pueden apreciar los nuevos precios en mercancías que ya tienen data de un mes o más en exhibición.

Con un país completamente endeudado para muchos años y una producción de su única empresa productora de divisas en completo declive a pesar del reciente incremento de los precios del petróleo debido a las depauperadas condiciones en sus instalaciones, el futuro inmediato de Venezuela luce incierto en lo económico pero pareciera que la mayor tranquilidad del gobierno radica en que tiene una oposición completamente inerme de enfrentarlo debido a la evidente división que por momentos roza hasta el enfrentamiento por mutuas acusaciones de los errores cometidos y solapados colaboracionismos con el gobierno.

Aunque internacionalmente las sanciones internacionales se aplican, la realidad dentro del país seguirá sujeta a los designios de los que puedan hacer o dejen de hacer sus ciudadanos, es con participación activa y no con omisiones que se deben buscar las soluciones a esta grave crisis, los países del mundo podrán estar en desacuerdo con lo que ocurre dentro del país pero nadie vendrá a resolver la situación de los venezolanos.

Foto: Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí