Análisis del Sector bancario venezolano en el año 2017

By:
Posted: Martes 2 Enero, 2018
Category: Seguros y banca
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
Comments: 0

En el comienzo de nuestro trabajo nos interesa realizar un ranking bancario que nos permita elaborar un cuadro en el cual especifiquemos quienes son los principales bancos del sistema bancario, orientándonos a estudiar algunos patrones se han podido determinar en años anteriores.

En primera instancia se debe hacer referencia al comportamiento exponencial (ver siguiente gráfica expresada en millones de bolívares Vs períodos anuales) el cual se ha percibido en el sistema bancario en la emisión de créditos desde el 2016, de hecho si se compara la cartera total de crédito del mes de noviembre del 2016 respecto a noviembre de 2017 se evidencia una tasa de variación porcentual anual de 409,77%, cuando la del periodo pasado para los mismos meses fue de 135,5%, y si comparamos 2015 respecto a 2014 el incremento fue de casi 100%, cifras que demuestran que la política monetaria emprendida desde el gobierno a través de la Sudeban es la emisión indiscriminada de dinero inorgánico.

Fuente: Sudeban, elaboración Seguros y Banca.

Por otra parte, otro elemento que se debe señalar del sistema bancario, es decir de los patrones que se han podido dilucidar, es el amplio carácter oligopólico del mercado, a través del seguimiento que la Superintendencia de Bancos (Sudeban) hace al mercado se conoce cifras de 31 bancos de los cuales hay solo un poco de ellos que controlan las áreas principales en términos financieros, un ejemplo de ello es como se distribuye porcentualmente el  total de patrimonio de las entidades bancarias, en este caso al igual que en otras variables cerca de cinco empresas tienen mayor poder de mercado que la mayoría de las demás instituciones, se hace referencia al Banco de Venezuela (20,81%); Banesco (17,39%); Banco Provincial (11,47%); Banco Mercantil (7,69%); y el Banco Occidental de Descuento (6,92%).

Fuente: Sudeban, elaboración Seguros y Banca.

A parte de lo anterior nos interesa estudiar o en su defecto por lo menos generar un debate crítico acerca de la inestabilidad financiera del sistema bancario venezolano, donde los depósitos y los créditos  bancarios son un perfecto indicador del estado real de los bancos. Esto en principio debido a que los depósitos conllevan costos para el sistema, sobre todo los de Plazos Fijos, y por otra parte los créditos implican ganancias.

Siendo así, es importante comparar estas dos variables y así estudiar la fragilidad subyacente de los bancos del país, en estos casos al cociente entre la cartera total de crédito y los depósitos captados del público debe ser mayor que uno, eso implicaría que los activos actuales y de mediano plazo pueden cubrir a los pasivos del sistema financiero.

Según podemos detallar en el siguiente gráfico desde 2012 hasta el presente (por cuestión de limitaciones de las fuentes estadísticas no se tiene información previa a este período) nunca ha existido respaldo de los pasivos para el sistema bancario en su globalidad.

Fuente: Sudeban, elaboración Seguros y Banca.

Por otra parte, a las consideraciones anteriores se debe indicar que el crecimiento de los créditos bancarios en aras de no profundizar la crisis de escasez debe destinarse hacia las actividades productivas, cuestión que tampoco ocurre en el caso venezolano. La interrogante sería ¿Por qué entonces el índice de fragilidad no converge a un valor mayor a la unidad? La respuesta es sencillamente porque los depósitos también crecen exponencialmente, esto debido al constante aumento de los salarios, bonos de alimentación y demás remuneraciones establecidas en la legislaciones laborales del país (reconociendo que el flujo de emisión de liquidez no va todo hacia cuentas de ahorro y plazo fijo, sino también al consumo y pago de deudas pasadas). Sin embargo esto no implica una tranquilidad  en las estructura de ganancias y pérdidas.

Para determinar si la estructura de superávit del sistema financiero es grave se debe determinar el valor de la tasa activa (pago por préstamos que otorga el banco) y la tasa pasiva (pago de la banca hacia los usuarios por mantener depósitos en plazos fijos de 90 días y cuentas de ahorro), como es obvio la primera implica ganancias y la segunda implica gastos, de tal manera que cualquier banco desearía que la primera superará a la segunda.

En el siguiente gráfico se tiene el comportamiento de la Tasa activa y la Tasa pasiva (en este caso el promedio de los tasas indicada en párrafos previos) durante el periodo comprendido entre 2010-2017, en se evidencia dos periodos; el primero desde 2010 hasta 2014 donde la brecha entre las tasas de interés se volvían pequeño aun cuando la emisión de créditos y depósitos crecían en este periodo no se evidenciaba algún acuerdo tácito o explícito entre el sector financiero y las autoridades monetarias; y el segundo desde 2014 hasta el presente, en donde al contrario, la brecha entre las variables señaladas crece.

Fuente: BCV, elaboración Seguros y Banca.

Ahora bien, por regla general, para evitar una crisis financiera debido a una alta morosidad por los bancos la diferencia entre las tasas activas y pasivas deben ser mayor o igual al 5%, en la siguiente gráfica se puede demostrar nuestros argumento, para marzo del 2014 la brecha entre las tasas (dicha brecha en la literatura bancaria se conoce como spread) llegó al mínimo histórico, para luego crecer valores que son récord para el caso del tiempo de nuestro estudio.

Fuente: BCV, elaboración Seguros y Banca.

Una vez presentado todos los anteriores indicadores se puede ver como la fragilidad financiera sin respaldo productivo es protegido con garantías tales como por ejemplo; ingresos al ciudadano de a pie para que tenga como pagar los créditos adquiridos y además asegurando para esta nueva etapa de emisión inorgánica de dinero, existan ganancias para los bancos que eviten una posible morosidad del sistema a través del spread.

Sin embargo, queda sin responder una sola interrogante ¿Por qué se incentiva esta colocación de consumo improductivo?, las razones se entenderán en la medida en que se logre digerir el hecho de que la economía y la política están altamente vinculadas, si se desea garantizar la sensación de seguridad a la población se debe asegurar que tengan dinero para el consumo (consumo que el gobierno central puede garantizar importando aunque sea los bienes de consumo, aceptando la disminución de otros, como los bienes de capital, todo ello a través de endeudamiento externo, ventas de activos de la nación o alguna otra situación que les genere un pasivo al fisco nacional que será pernicioso en el futuro) y que los actores que pueden emitir dinero para dicho consumo no tengan excusa para no realizarlo, entendiéndose así que la institucionalidad y la economía pueden servir a la política y asegurar así gobernabilidad para los dirigentes de la nación.

Comentarios a @wjts71

Noticias relacionadas

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar
Ocultar